sábado, 18 de agosto de 2007

Un susto de muerte.

No, no he muerto. Pero casi.
Resulta que como estoy aburrida, puse en el buscador de google mi nombre. Y oh Zeus, qué susto, hay información mía en la red. Lo peor es que hay otra chica que se llama como yo, el nombre y mi primer apellido.


He aqui la susodicha.



Si la pobre ve esto, también se va a asustar.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Pobre Chiquita

analia dijo...

ke pedo !!!jajjaa esta chido