viernes, 27 de febrero de 2009

La cocina de mi abuelita

Llevo días recordando cosas en la cocina de mi abuelita, la materna. Mi abuelita es un caramelito, una de ésas abuelitas entrañables, que nunca se enoja, abrazable, que da buenos consejos etc etc. Mís tíos siempre la andan santificando, que mi sacratísima madre, inocente, cómo ha aguantado a mi papá!

Y es que mi abuelito es un gatito, pero parece que sólo con algunos de sus hijos y conmigo, pues tuve el "honor" de ser la nieta favorita, y víctima por lo tanto de las envidias y complejos de mis respetables tíos.

El gatito en verdad es de un carácter.... pffff, con la mirada controla a sus hijos, todavía le tienen miedo jajaja, es el macho man mexicano de los 50's ¡El hombre de la casa! Qué hombre, el Jefe de la casa! ¡Carajo Esperanza, los que nos made dios!

Mi mamacita chula se enorgullece de que ella y sus 8 hermanos fueron hijos ejemplares, estudiosos, respetuosos y que se callaban la bocota con los adultos y que nunca respondían y que se dejaban pegar, cómo le íbas a levantar la mano a TU padre! Se pudría! O le salían pelos? Lo que sea.

Ahora tiene que lidiar con una horrible hija respondona, no matada, que bebe y quién sabe qué más fechorías le hará a su pobre, sacrificada, soltera y mujer madre. Naiden le dijo que lo fuera, NI-MO-DO.

Pero yo quería hablar de la cocina, ése lugar tan simpático lleno de comida y secretitos!

Cuántas mamases no han lloriqueado ahí, cuántas veces no se han peleado mis tías ahí! Cuántas veces no han entrado mis tíos ex professo a servirse chupe, porque desde luego las mujeres son las gatas, es un patriarcado, qué hacerle.

O una alegre Navidad, cuando salió mi tía Laura hecha la mocha a tirarle un cuchillo de pastel a mi tía Sonia. No le dio pero fue muy dramático, además ahí estábamos todos. Hoy se siguen diciendo manita.

En otra Navidad, mocosa yo, entré y vi a mis tías platicando con mi abuelita, la cuál tenía... un cigarro en la mano! Nadie me había contado que las abuelitas fumaban, eso era imposible! Y más MI abuelita, yo, víctima de la moralina plantada por mis familiares y Televisa, le dije que si no lo apagaba ya no la iba a querer, ash, qué gorda me caigo, y sí lo hizo.

Otra ocasión, en año nuevo creo, fui con mis primos, que en ese entonces sí eran muy divertidos a hacer palomitas en el micro. Mi tío mayor, que está mal de sus facultades mentales (sus facultades mentales, se oye tan... no sé) entró y nos empezóa a regañar, que dejaramos en paz esa... televisión! Nos cagamos un buen rato de la risa y nos burlamos un poco de él, y se fue, los niños son tan horribles!

Mi pobre tío está así, porque siguió mucho el patrón de trabajador de la compañía de luz borracho y machomacho, se volvió alcohólico y le pegaba a su mujerr. Un mal día, pedo, supongo, lo asaltaron y lo dejaron muy muy mal. De sus facultades mentalesn. Creo que la esposa ya lo había dejado para ese entonces, de la cual todavía se acuerda y ahora que ella ya murió, se lamenta diciendo que fue una mala mujer, y que se lo merece. A mi tío le gustaba Led Zeppelin y ahora escucha la qué Buena. O le varía luego.

Ahí ha habido comida deliciosa, lágrimas, mucho alcohol, peleas, sangre, botellas rotas! Bueno bueno, peleas sólo de palabras. Recuerdo cuando sacabamos de contrabando papas o pan..... Ahora entramos clandestinamente por la puerta de atrás a robar chelas.

Mi mamá se puso a lloriquear cuando se peleó con mi tia Laura hace como 3 años, llena de coraje. También recuerdo que cuando cocinaba mi abuelita iba y le subía la falda y me hechaba a correr, pega unos gritos bien chistosos.

Da un poco de nostalgia, extraño lamer los platos de cuando comía jícamas con limón, o cecina con limón, o lo que fuera con limón. Bua.

Ahora no voy tan seguido a ver a mis abuelitos, porque soy una mujer ocupadísima y a veces me molesta que mi abuelito me empiece a regañar porque estoy comiendo algo con tenedor cuando debería hacerlo con cuchara. wtf¿¿?? Necesito paciencia y unas papas con limón. Los abuelitos son hermosos, sus hijos... no tanto, excepto algunos, claro, como mi tía Carmen, o Esperanza, son muy lindas, mi tía Carmen es toda una mujer, entregada a su marido y a sus hijos y hasta ahí nomás, le encanta su rol, es feliz!

Seguiré otro día con más detalles sobre esa familia de tan buen apellido, carajo.

Y ahora, la segunda parte de: ¿Por qué estuve en tantas pinches escuelas?

Porque mi má está loca, fin.

No se pierdan la tercera parte, pronto, muy pronto.

5 comentarios:

Cool Acid dijo...

Yo ya me quedé sin abuelos. Q triste. Ademas, solo conocí a mis abuelos maternos. Los paternos ya estaban muertos cuando yo nací.

Tu madre no debio de ser madre.

Bye.

Anónimo dijo...

ahh... pues... la cocina de la abuela que gran tema... jajaja... se parece a la cosina de mi abuela tambien... han pasado muchas cosas alli... en fin... jeje... me divierte leerte... este... amm... espero q estes bien...

algun dia ire a tu casa a molestar...

paz!

Turolita Turulato dijo...

Son muy buenos tus artículos. Saludos.

Katz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Tita dijo...

Qué bien! No sabía absolutamente nada de tu familia maternal hasta ahora jajaja
Lo bueno es que al parecer nuestro lado de tu familia no está tan loca jajajaja (excepto la abuela ñ.ñ)